Casa de la orden teutónica

Los caballeros teutónicos fueron una orden de monjes-soldados creada durante las cruzadas. Estos soldados construyeron una de sus sedes en Viena y decidieron conquistar las tierras bálticas y eslavas, así como ayudaron a expulsar a los turcos las dos veces que intentaron invadir Viena.
La Deutschordens Haus, la Casa de la Orden Teutónica, es la sede de estos caballeros y está en el primer distrito, en la calle Singerstraße número 7, en el mismo edificio donde vivió Mozart en el año 1781 y Brahms entre 1863 y 1865.casa de la orden teutonicaHoy en día este espacio, a parte de seguir siendo la principal sede de la Orden en Austria, se dedica a actividades caritativas y alberga también un museo. Si entráis en el patio de este edificio y subís al segundo piso, os encontraréis la sede del archivo la Cámara del Tesoro (Schatzkammer) de la Orden Teutónica, en cuyas cinco salas se conservan objetos de gran valor como el collar de la orden, tesoros, etc.

Además, este edificio no es ineresante solo por la sede teoutónica y por ser la vivienda de Mozart y Brahms, sino también porque está anexionada a la iglesia de Santa Isabel, la Elisabethkirche, de estilo gótico, barroco y neogótico. Dentro de la iglesia están las tumbas de las familias Harrach y Starhemberg, un gran retablo de la escuela flamenca de 1520 y, en sus muros, están los emblemas de los Grandes Maestres de la Orden Teutónica.

Si queréis visitar la emblemática sede de los caballeros teutónicos, el horario es:

Martes de 10:00h a 12:00h
Miércoles de 15:00h a 17:00h
Jueves de 10:00h a 12:00h
Viernes de 15:00h a 17:00h
Sábado de 10:00h a 12:00h

La entrada vale 4€

Página oficial

Cómo llegar

2 Responses

  1. juan vargas dice:

    Hallo.
    Ich habe Interesse, zu wissen, welche ist der aktuelle Sitz des Deutschen Ordens,
    caballeros teutones.
    danke.

  2. Jose Maria Martin Vasallo dice:

    Este verano visite en el mes de julio la orden teutonica en Viena , como es normal todo estaba cerrado , tube la suerte de encontrarme con un señor de la orden que nos atendio muy amablemente, aunque el idioma no nos permitio seguir dialogando, aunque sali tanto mi señora como yo muy satisfecho y contento, me regalo un rosario muy preciado para mi, que guardo en casa de una manera muy especial, por lo que estoy muy agradecido, reciban mi gratitud y por dicho acto de caridad y muchas gracias.

Responder a juan vargas Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copied!