Llevar gafas en Viena

Llevar gafas en Viena es vivir la experiencia de quedar completamente ciego durante el primer minuto que entras en un bar/ cine/ restaurante/ discoteca… El aire frío congelado de la calle hace un choque ambiental con el aire extremadamente caliente de los locales, en los que tienen la calefacción a tope. Es como en España en verano, pero al revés: en la calle te derrites pero en los centros comerciales/ trenes/ cines… te pillas un costipado de tres pares de narcies. Bueno, pues este choque frío/calor (como veis, soy de letras) empaña los vidrios de todos los que llevamos gafas, creando el efecto llamado “estoyescurriendolosmacarrones”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copied!